Diversas compañías ofrecen seguros especiales para vehículos históricos a precios reducidos.

No es una exención automática, si no rogada, es decir, para que el ayuntamiento no la cobre, ha de solicitarse, y si se conceden, como es habitual en buena parte de ayuntamientos, se aplicará para el año siguiente.

La ventaja fundamental de la declaración de histórico es que las inspecciones se acomodan a las características particulares de cada vehículo, tanto al tipo y exigencias de la inspección como a su periodicidad, que puede llegar a ser de 5 años a lo largo de toda la vida restante del vehículo. Por ejemplo, es habitual que estos vehículos sean eximidos de la medida de emisión de humos o ruidos o que, según la antigüedad,  se establezcan requisitos apropiados  a las comprobaciones de capacidad de frenada, estado de la dirección, luces, etc. En cualquier caso todos estos vehículos quedan exentos de instalaciones que no tuviesen en su origen (cinturones de seguridad, espejos retrovisores, luces de señalización...)

Cuando se desea rematricular un vehículo antiguo, ya sea porque ha sido dado de baja en España o porque procede de terceros países, éste ha de superar la Inspección Técnica de Vehículos con los requisitos legalmente establecidos. Cuando se trata de vehículos antiguos esto resulta imposible sin inversiones importantes para corregir por ejemplo su sistema de alumbrado, emisión de humos, mecanismos de seguridad... La matriculación como vehículo histórico puede eximir la superación de algunas de esas pruebas según hubiesen sido las características técnicas del vehículo en el momento de su fabricación.